Mito 2: ¿Es buena la cerveza después de haber hecho ejercicio físico?

Logo2Bienvenid@s a una nueva entrada en este espacio. Continuando con el apartado ‘Desmintiendo los mitos alimentarios’, vamos a aclarar el siguiente mito:

Mito: ¿Es buena la cerveza después de haber hecho ejercicio físico?


A muchos de vosotros os gustaría oír que este mito es verdad, y estáis de suerte!!   Ya que así se ha demostrado en diferentes estudios realizados.

Sin títuloPero antes de explicar el porqué es cierto, os explicaré qué es lo que ocurre en el organismo durante la práctica de ejercicio físico, y por consiguiente, qué es lo que se necesita reponer.

Como todos habréis comprobado, al hacer ejercicio empezamos a sudar. No todas las personas sudamos de la misma manera, ni en la misma cantidad, esto dependerá del tipo de ejercicio físico que estemos realizando (intensidad y duración). A nivel fisiológico, lo que sucede es que la práctica de actividad física activa diversos procesos metabólicos con el fin de proporcionar la energía necesaria para poder llevar a cabo esta actividad física. Como resultado de estos procesos metabólicos, se pierden una gran cantidad de sustancias, que en gran medida, se expulsarán fuera del organismo a través del sudor.

Nuestro sudor tiene una composición muy característica, principalmente está formado por agua, electrolitos y sales minerales. Es decir, durante los procesos metabólicos se pierde una gran cantidad de agua corporal (principal nutriente que se pierde), y además sodio, cloro, potasio y calcio.

Por ello, la rehidratación que hagamos después del ejercicio es muy importante para reponer el  déficit de líquido que hemos perdido y, además, las sustancias que se hayan consumido en los procesos metabólicos. El objetivo a conseguir, será elegir una bebida rehidratante que tenga la composición ‘ideal’ que mejor se adapte a esta situación.

El agua es la bebida por excelencia que mejor nos servirá, ya que tiene una pequeña cantidad de sales minerales y electrolitos, fundamental para rellenar los que hemos perdido, y además nos calmará la sed. Sin embargo, ha sido la cerveza, una de las bebidas más consumidas a lo largo de la historia.

Debido a las características organolépticas y su composición, la cerveza ha sido una clásica preferencia por la gran mayoría de la población, para calmar la sed derivada de la práctica de ejercicio físico. Además, puede ser adecuada para rellenar los depósitos, en cierta medida, de agua y minerales perdidos con el sudor, y así facilitar la recuperación después del ejercicio. Esta es la conclusión de muchos estudios realizados al respecto.

IMG-20141014-WA0004Básicamente, la cerveza está compuesta por agua, principalmente, y además tiene un pequeño contenido calórico (45 kcal/100 ml), vitaminas del grupo B (niacina, riboflavina, piridoxina, folatos y vitamina B12), fibra soluble, minerales (silicio, potasio, magnesio, fósforo, calcio y bajo contenido en sodio) y por último, maltodextrinas, que son carbohidratos complejos cuya absorción lenta hace que se facilite, de forma adecuada, la hidratación.

En definitiva, podemos concluir que, la cerveza ingerida en dosis moderadas por personas adultas sanas habituadas a su consumo, puede ser una bebida alternativa para rehidratarse después de haber realizado ejercicio físico. Sin embargo, hay que tener en cuenta que, es de contenido alcohólico, por lo que la dosis ingerida debe ser moderada y controlada.


Recuerda: Un buen alimento mejora el pensamiento

Deixa un comentari